¿Cómo reconocer un hotel ecológico?

¿Cómo reconocer un hotel ecológico?

La industria del turismo y la hostelería se ha convertido en un mercado muy competitivo. Vivimos en una era donde la gente tiene mayores facilidades para viajar. Por eso, cada vez son más los hoteles que ingresan en el sector, ofreciendo toda clase de servicios que garantizan la total comodidad y placer de sus clientes.

Sin embargo, desde hace muchas décadas, los hoteles vienen representando un mercado que es agresivo con el medioambiente. Cada habitación de un hotel, representa una vivienda temporal en la que una familia pasa un periodo corto de tiempo. Una vez culminado ese periodo, debe renovarse para recibir nuevos huéspedes.

Y es ese fenómeno, potenciando con el hecho de que un hotel puede tener cientos de habitaciones, lo que da pie a un fenómeno donde constantemente se hace consumo de diferentes recursos. Se habla por ejemplo del impacto del consumo eléctrico, hídrico, además de todo lo referente a alimentos y uso de materiales no biodegradables.

Las pautas para reconocer un hotel ecológico

Por eso, la aparición de los hoteles bio o ecológicos, ofrecen una propuesta distinta, donde se busca a toda costa que el impacto que generan los clientes frente a los hoteles se reduzca, ofreciendo un menor impacto en la salud del planeta. Pero, ¿cómo identificar si un hotel es ecológico? Estas son algunas de las pautas a considerar.

Reutilización

Este es uno de los pilares más importantes que debe cumplir un hotel bio. En los hoteles tradicionales, lo que más se busca es mantener una imagen fresca del servicio. Por eso, las toallas de baño suelen lavarse todos los días. Lo mismo ocurre con los jabones y las sabanas.

Todo esto implica por supuesto, el tener que lavar de manera constante. En cambio, en los hoteles bio se busca que las toallas de baño sean utilizadas hasta que se cumpla su ciclo y realmente merezcan ser lavadas. Los jabones también estarán disponibles hasta que se agoten por completo.

En ese sentido el mantenimiento de los hoteles se limita a la limpieza diaria, pero no a la restauración total de todos los recursos que se integran en una habitación.

Reciclaje de aguas

El agua representa la mayor preocupación de los ambientalistas. Y en el caso de los hoteles bio, el compromiso se ve reflejado con un sistema de reciclamiento de aguas. Cada vez que te bañas en un hotel ecológico, el agua suele ser reciclada para darle una mayor utilidad.

En este caso se suele acudir al uso de plantas de tratamiento.

Tecnologías renovables

Para evitar el consumo eléctrico, los hoteles bio acuden al uso de tecnologías como paneles solares o energía eólica. Esto depende ya de la optimización y tecnología con la que pueda contar cada hotel. En un principio, contar con estas tecnologías puede representar un costo bastante alto, pero a largo plazo el hotel bio observa la tasa de retorno. Una tasa de retorno que se refleja esencialmente en un menor impacto negativo al medioambiente, como también para la misma empresa que representa el hotel.

Productos biodegradables

Otro de los aspectos que debe cumplir un hotel bio, es que su oferta corporativa está sustentada en productos biodegradables. El uso de bolsas plásticas está reducido casi en un 100%. Se acude a productos que puedan ser destruidos por el mismo efecto del tiempo y la naturaleza.

De esa manera no se genera un tipo de basura que contamine al planeta. En el caso de acudirse a materiales no biodegradables, a estos productos se le concede un proceso de reciclaje constante. De ese modo, el concepto de reutilización se intensifica y se evita que el hotel sea una entidad contaminante.

Su filosofía empresarial

Finalmente, entre otros tantos aspectos que definen a un hotel ecológico, uno de los más importantes es que la filosofía del hotel se mantiene viva en todo momento. Por eso, a través de la imagen corporativa del hotel, se van propiciando claves y consejos al huésped para que se comprometa con la ecología del medioambiente.

Al huésped se le ofrece contenido que le llega al corazón y le permite sensibilizarse para que durante su estadía en el hotel se reduzca al máximo su consumo de recursos.